Vamos despacio que estamos de afán…

Por Adriana Adarve – Propietaria de Traducciones Adarve

Read this blog in English

Lisez ce blogue en français

“Vamos despacio que tenemos prisa” trata en realidad de enseñarnos que si permanecemos calmados, aun cuando pensamos que, por cualquier motivo que sea, en realidad tenemos que apresurarnos, si no nos desesperamos, sino que más bien permanecemos relajados y no nos apuramos en nuestras acciones y nuestro comportamiento, entonces, por fuerza, haremos bien las cosas y evitaremos cometer los errores que queríamos evitar en primer lugar.
Vamos despacio…

Desde que era una niña pequeña he estado escuchando a mi tía Mary decirme, “vamos despacio que estamos de afán…” Confieso que, al principio, no podía entender realmente lo que quería decir. Por supuesto, yo era muy pequeña y mi comprensión de muchas cosas era bastante limitada.

Con el paso de los años, este mismo dicho seguía dando vueltas en mi cabeza, aunque otro muy similar apareció en mi vocabulario, a saber, “vístame despacio que tengo prisa”. Solo puedo suponer que este dicho en particular tenía más que ver con mucho tiempo atrás cuando los hombres contaban con ayudas de cámara y las mujeres con doncellas que les ayudaban a vestirse antes de salir de sus moradas para ir de visita o a bailar. Aunque ya no contamos con ayudas de cámara ni doncellas para vestirnos o desvestirnos, el dicho todavía se usa ampliamente en mi familia y mi país.

Hace un par de semanas estaba mirando la televisión y vi un anuncio en el que un proveedor de servicios ofrecía grandes ventajas, pero solamente si el espectador respondía rápidamente a “¡dese prisa! Llámenos ahora mismo y tome ventaja de esta oferta”.

No es solo en televisión que vemos este tipo de mensajes que nos incitan a apurarnos y hacer algo; o incluso anuncios que declaran que esta o aquella empresa puede brindarnos mejores servicios, de más alta calidad y más rápido que la siguiente. Las compañías de teléfono y los proveedores de servicios por cable se encuentran entre los primeros que me vienen a la mente en este momento: “¡reciba servicio más rápido de internet con nosotros que el que le pueda ofrecer cualquiera de nuestros competidores y, como bonificación especial, le cobramos la mitad de lo que cualquier otro proveedor le cobrará en la vida!” ¿No es esto lo que oímos incesantemente en la televisión, la radio y cualquier otro medio de comunicación que asalta nuestros sentidos todos los días?

Fue de esta manera, al escuchar otro anuncio comercial que proclamaba que esto o aquello se puede obtener más rápido por la mitad, o menos, del precio que piden sus competidores, que volví a pensar en mi tía Mary y su dicho.

Pero, ¿qué significa realmente este dicho? ¿Cuál es su esencia? Como hecho interesante, creo que la mayoría de las personas diría en realidad que el dicho no tiene sentido alguno. Después de todo, si tenemos prisa, ¿no deberíamos apresurarnos en lugar de ir más despacio? Mmm, es probable, pero todo depende del resultado que deseamos obtener, ¿no es así?

“Vamos despacio que tenemos prisa” trata en realidad de enseñarnos que si permanecemos calmados, aun cuando pensamos que, por cualquier motivo que sea, en realidad tenemos que apresurarnos, si no nos desesperamos, sino que más bien permanecemos relajados y no nos apuramos en nuestras acciones y nuestro comportamiento, entonces, por fuerza, haremos bien las cosas y evitaremos cometer los errores que queríamos evitar en primer lugar. No permanecer calmados y serenos, apresurar las cosas, hace que sea inevitable cometer errores. Como resultado, tenemos entonces que volver sobre nuestros pasos o acciones y comenzar de nuevo para corregir estos errores. Lo que deseamos lograr al apresurar las cosas nos toma entonces, de manera definitiva, dos o tres veces más tiempo y esfuerzo que el que anticipábamos desde el principio.

En Traducciones Adarve we pride ourselves of producing high quality work at the normal pace required of our highly professional collaborators. Naturalmente, también podemos producir traducciones más rápidas, o urgentes, si así lo solicitan absolutamente nuestros clientes, pero, estando al corriente de que los riesgos que implica el apresurar las cosas, sabiendo que los riesgos de cometer errores, y luego tener que volver sobre nuestros pasos para corregirlos, no van realmente de la mano con el trabajo bien hecho y de alta calidad que deseamos brindar a nuestros clientes, preferimos seguir el consejo de mi tía Mary. Nos decimos simplemente, “¡vamos despacio que estamos de afán!”
… ¡Tenemos prisa!

Me parece que nuestros esfuerzos para querer obtener siempre más por menos, incluyendo hacer más en un tiempo récord —la instalación más rápida de lo que sea en la casa, ya sea aparatos eléctricos o no, aprender más rápido lo que se nos ocurra, sanar más rápido, hacer que las plantas crezcan más rápido, estrategias más rápidas para ganar más dinero, la crianza más rápido de animales e incluso la educación acelerada de los niños— se han convertido en una plaga endemoniada de nuestros tiempos modernos. Es una lista sin fin, no solo en el hogar, sino también en una cantidad creciente de industrias.

La industria de la traducción, desafortunadamente, no escapa esta tendencia que se expande tan rápidamente en nuestro mundo moderno de apresurar siempre las cosas, la tendencia tan creciente de solicitar traducciones en un tiempo récord, por la menor cantidad de dinero posible, pero siempre de la más alta calidad; una calidad que solo se puede obtener gracias a un trabajo meticuloso, sin apuros y hecho con gran dedicación.

Muchas veces en mi profesión como traductora, aunque nunca antes tanto como en el último par de años, se me ha solicitado varias veces hacer traducciones más rápido, menos costosas, pero de la calidad excepcional que se espera en el campo. Estas solicitudes de traducciones más rápidas, o urgentes, son más y más comunes cada día que pasa.

Hoy en día, la gente siempre anda de prisa, siempre corre a diestra y a siniestra para obtener más cosas, “lograr” más e incorporar más actividades, en la menor cantidad de tiempo, en sus vidas ya tan agitadas. Corremos, nos apresuramos y corremos un poco más, aun si al final no sabemos realmente por qué estamos corriendo ni por qué nos estamos apresurando tanto. Mientras más corremos, menos satisfechos terminamos sintiéndonos y más tenemos que apurarnos para poder llenar el vacío o responder las preguntas que quedaron sin respuesta cuando hicimos el primer intento.

En Traducciones Adarve preferimos realmente seguir el consejo de mi tía Mary. Nos decimos simplemente, “¡vamos despacio que estamos de afán!” Al trabajar sin apresurarnos, nos sentimos orgullosos de producir resultados de alta calidad al ritmo normal que requieren nuestros colaboradores altamente cualificados. Naturalmente, también podemos producir traducciones más rápidas, o urgentes, si así lo solicitan absolutamente nuestros clientes, pero, estando al corriente de que los riesgos que implica el apresurar las cosas, sabiendo que los riesgos de cometer errores, y luego tener que volver sobre nuestros pasos para corregirlos, no van realmente de la mano con el trabajo bien hecho y de alta calidad que deseamos brindar a nuestros clientes, preferimos seguir el consejo de mi tía Mary e ir despacio, ¡aun si tenemos prisa!

Estoy convencida que el consejo de mi tía Mary, “¡vamos despacio que estamos de afán!”, va absolutamente de la mano con una de las enseñanzas de Lao Tzu: “la calma vence a la rapidez. Deje que sus obras sigan siendo un misterio. Muestre simplemente los resultados a los demás”.

Deseándoles ir más despacio ahora,

Adriana Adarve, Asheville, NC

 

Adriana Adarve is the owner of Adarve Translations and is fluent in three languages (English, Spanish & French), as well as pluri-cultural, multi-cultural, plurilingual and multilingual.
Adriana Adarve

Acerca de la autora: Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.

Posted in: EspañolTagged: , ,

Published by Adriana Adarve

I’m Adriana Adarve, a multilingual, plurilingual, multicultural and pluricultural English to Spanish freelance translator. My primary interests—besides my passion for languages—are in science, chemistry, and medicine. That is the reason why I concentrate on medical, scientific and technical translations. I am also passionate about cultural diversity, which means that my translations always take into account my clients’ culture, as well as that of the audience for which the translations are intended.

2 Comments

Leave a Reply