Traducciones susurrantes

Por Adriana Adarve – Propietaria de Traducciones Adarve

Read this blog in English

Los susurros internos agradables me recuerdan, e incluso elevan, mi sentido de propósito en mi trabajo. Es bastante fácil vivir con ellos. ¡Tener este tipo de susurros en mi cabeza es como recibir una inyección de adrenalina que hace fluir alegría en mi vida y me impulsa aun más hacia adelante!
Susurros internos

¿Cómo traduzco yo los mensajes que susurran en mi mente? ¿De dónde vienen estos mensajes?

Continuando con la serie de círculos de conversación a la que empecé a asistir hace tres semana, “Moving Beyond … Connecting With Our Deeper Purpose In Work & Life (Ir más allá… Conectándonos con nuestro propósito más profundo en el trabajo y en la vida)”, durante el segundo encuentro hablamos de nuestra voz o voces internas. ¿Qué nos dice algunas veces nuestra voz interna y cómo reaccionamos ante ella? ¿Ignoramos este susurro en nuestra mente o le prestamos atención?

El tercer encuentro tuvo que ver con varias preguntas diferentes y muy profundas. Una que se destacó más que todas, y que me sigue dando vueltas en la cabeza, tenía que ver con el miedo. ¿A qué le tenemos miedo y cómo afecta esto nuestra vida y nuestro trabajo? Otro punto que se destacó maravillosamente tenía que ver con imaginarnos nuestro trabajo y lugar de trabajo ideales.

Siempre es bastante interesante para mí encontrarme en este grupo porque las preguntas, y el hecho de compartir las respuestas con los participantes, trae constantemente un entendimiento y pensamientos más profundos de los cuales probablemente no caería en cuenta de otra manera.

Algunas veces, las voces interiores que circulan por mi mente tienen que ver con mi vida personal y mi lugar en este planeta. Algunas otras veces estas voces tienen que ver con mi trabajo y la manera cómo lo hago, por qué lo hago, para quién lo hago y el resultado que deseo obtener. Algunos de estos susurros también traen a la superficie miedos y preocupaciones de los cuales no siempre estoy necesariamente consciente. Sin embargo, algunos otros me recuerdan simplemente mi verdadera pasión y el propósito del trabajo que tanto disfruto hacer, de la vida que me encanta vivir.

Los susurros internos agradables me recuerdan, e incluso elevan, mi sentido de propósito en mi trabajo. Es bastante fácil vivir con ellos. ¡Tener este tipo de susurros en mi cabeza es como recibir una inyección de adrenalina que hace fluir alegría en mi vida y me impulsa aun más hacia adelante!

La otra cara de esta moneda, sin embargo, puede ser más retadora, aunque tremendamente edificante. La manera como interpreto y traduzco estos otros susurros internos determina algunas veces mi manera de hacer frente a las preocupaciones y los miedos que se relacionan con mi trabajo y mi vida personal.

Pensando en esto, ¡volví a confirmar —cuando llegamos al tema de imaginar mi trabajo y lugar de trabajo ideales— que ya tengo my tipo de trabajo ideal! Y que, en caso de que decidiera algún día llevar mi negocio a, digamos, un gran nivel corporativo, mi oficina ideal tendría que tener ventanas desde el techo hasta el piso por todas partes de manera que el sol pudiera entrar todo el día e iluminarla. La parte más importante en esta oficina, sin embargo, tendría que ser un espacio personal en el que yo podría disfrutar, cada día, de por lo menos un par de horas de trabajo de traducción solamente. No trabajo administrativo, no dirigir una gran oficina corporativa, no lidiar con papeleo… Simplemente traducción.

En este sentido, mis susurros internos se traducen en el trabajo ideal que ya hago: soy traductora, primero que nada, y me apasiona lo que hago. También confirman que aun si soy la dueña y persona a cargo de mi propia agencia, decididamente necesito contar con mi propio tiempo independiente y personal para continuar siendo traductora. No hacerlo así significaría negar los mensajes que me brindan mis voces internas y, sobre todo, negar mi propia naturaleza.

¿Qué pasa en su caso? ¿Qué le dicen sus voces internas?

Adriana Adarve, Asheville, NC

 

Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.
Adriana Adarve

Acerca de la autora: Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.

Posted in: EspañolTagged: , , , ,

Published by Adriana Adarve

I’m Adriana Adarve, a multilingual, plurilingual, multicultural and pluricultural English to Spanish freelance translator. My primary interests—besides my passion for languages—are in science, chemistry, and medicine. That is the reason why I concentrate on medical, scientific and technical translations. I am also passionate about cultural diversity, which means that my translations always take into account my clients’ culture, as well as that of the audience for which the translations are intended.

1 Comment

Leave a Reply