Traducciones: ¡cuando se trata del precio correcto!

Por Adriana Adarve – Propietaria de Traducciones Adarve

Read this blog in English

El proceso de asignación de precios de las traducciones es multifacético, más complejo de lo que parece. Por lo general, “pagar menos para ahorrar más” puede en realidad significar gastos más altos e inesperados en el futuro, ¡mientras que pagar el precio correcto desde el principio solo nos puede brindar tranquilidad y bienestar por muchos años!

Cuando tratamos de comprar algo en este mundo, una de las primeras cosas que miramos es el precio que vamos a tener que pagar.

Cuando se trata de traducciones, a veces hay bitácoras que se relacionan con su precio tan alto cuando no las producen profesionales en el campo. Además, cerca del 99% de los sitios de traducción contienen páginas que tratan de explicar cómo se calculan las tarifas de traducción, aunque la gran mayoría de estos sitios no dan realmente precios específicos.

Puesto que el precio es una de las motivaciones para comprar cosas y servicios, permítame preguntarle esto: ¿contraría usted los servicios de un estudiante de cirugía para que le haga una cirugía de derivación quíntuple a su abuela? ¿Diría usted que se trata de una cirugía menor que cualquier “proveedor de la salud” no profesional debería hacer?

Cuando se trata de las finanzas de su negocio de alto perfil, ¿contraría usted los servicios de un aprendiz en asesoría financiera para “ahorrar un poco de dinero” por otro lado?

No intento parecer insensible. Reconozco la importancia que el dinero —más exactamente, el ahorro de dinero— tiene en nuestras vidas personales y profesionales, pero también me gustaría darles algo para reflexionar.

Sin embargo, también creo que pagar el precio más bajo por lo que necesitamos dista mucho de ser la mejor política, especialmente cuando se trata de nuestra seguridad, la seguridad de nuestros seres queridos, nuestra imagen personal o la imagen corporativa que deseamos mostrarle al mundo.

Pero, ¿qué tiene que ver esto con las traducciones? Bueno, ¿qué tal si la abuela que mencioné antes fuera alguien que no habla inglés? La madre de su cónyuge, por ejemplo, que tuvo que venir a este país para hacerse la cirugía, pero que no puede hablar una sola palabra de inglés, mucho menos leerlo. ¿Cómo va a leer y seguir esta abuela las instrucciones del médico después de la cirugía o cómo se va a tomar los medicamentos de manera correcta?

Solo una traducción profesional de las órdenes del médico y de las instrucciones postoperatorias y de sus recetas médicas puede garantizar que no corra riesgos.

Teniendo esto en mente, ¿no tendría más sentido pagar el precio correcto de una traducción profesional que le ayudaría a encaminarse hacia la recuperación en lugar de buscar el precio más bajo posible y poner muy probablemente su bienestar, o incluso su vida, en peligro?

Por supuesto, no todos los casos en los que se necesitan traducciones son tan graves como este. Aun así, cuando se trata de otros casos en nuestras vidas, ¿no tendría más sentido pensar en términos de “lo barato sale caro” y actuar en consecuencia?

En el mundo empresarial, por ejemplo, ¿cuánta gente estaría dispuesta a pagar el precio más bajo posible por una traducción que no ha escrito un profesional y arriesgar así la imagen corporativa del negocio que mantiene justamente su estilo de vida y bienestar? ¿Estaría alguien dispuesto a arriesgar una responsabilidad legal debido a una traducción mal escrita por un traductor no profesional, una traducción que solo le costó unos cuantos centavos?

Aunque mucha gente aun piensa equivocadamente que la traducción no es una verdadera profesión y que, en tal caso, no justifica gastar dinero para la traducción adecuada de sus documentos médicos, legales o empresariales, la verdad es que sí es una verdadera profesión que requiere un alto nivel de educación, homologación y capacitación continua.

No olvidemos entonces que, por lo general, “pagar menos para ahorrar más” puede en realidad significar gastos más altos e inesperados en el futuro, ¡mientras que pagar el precio correcto desde el principio solo nos puede brindar tranquilidad y bienestar por muchos años!

Mis mejores deseos,

Adriana Adarve, Asheville, NC

 

Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.
Adriana Adarve

Acerca de la autora: Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.

Posted in: EnglishTagged: , , ,

Published by Adriana Adarve

I’m Adriana Adarve, a multilingual, plurilingual, multicultural and pluricultural English to Spanish freelance translator. My primary interests—besides my passion for languages—are in science, chemistry, and medicine. That is the reason why I concentrate on medical, scientific and technical translations. I am also passionate about cultural diversity, which means that my translations always take into account my clients’ culture, as well as that of the audience for which the translations are intended.

1 Comment

Leave a Reply