los idiomas de menor difusión son los que no se hablan extensamente (no mucha gente los habla) en un país; idiomas que requieren que se les preste más atención para alcanzar y ayudar a más personas que necesitan tener acceso a ellos.
Español

Idiomas de menor difusión

Por Adriana Adarve – Propietaria de Traducciones Adarve

Read this blog in English

los idiomas de menor difusión son los que no se hablan extensamente (no mucha gente los habla) en un país; idiomas que requieren que se les preste más atención para alcanzar y ayudar a más personas que necesitan tener acceso a ellos.

En los últimos meses Traducciones Adarve ha experimentado un incremento en las solicitudes de traducciones en idiomas de menor difusión. Hemos acogido la oportunidad, pero también hemos tenido que enfrentar retos relacionados con el conocimiento de lo que son realmente los idiomas de menor difusión.

¿Qué son los idiomas de menor difusión?

Aunque algunas personas los llaman equivocadamente “idiomas minoritarios”, los idiomas de menor difusión son los que no se hablan extensamente (no mucha gente los habla) en un país; idiomas que requieren que se les preste más atención para alcanzar y ayudar a más personas que necesitan tener acceso a ellos.

Algunos ejemplos de idiomas de menor difusión son los sino-tibetanos, tales como el birmano y el karénico; los tai-kadai, tales como el tailandés y el lao; los ind-arios, tales como el nepalí y el hindi; o los idiomas austroasiáticos, tales como el mon y el jemer (camboyano).

La definición de idioma de baja difusión no es general, sino relativa. La propagación reducida de cualquier idioma depende de la zona geográfica en la que se encuentran quienes lo hablan con relación a quienes hablan idiomas de difusión más común. En otras palabras, la difusión reducida de un idioma en Indiana, por ejemplo, no es la misma que en Oklahoma, Londres o Moscú.

Es muy importante mantener esto presente cuando se trata de la traducción de documentos en estos idiomas, porque el uso y la circulación de materiales en idiomas de menor difusión dependen de las comunidades a las que se les presta servicio. Por lo tanto, es vital que estos materiales se enfoquen en los grupos a quienes van dirigidos, y en sus necesidades, respecto a su idioma único.

Desafíos técnicos en cuanto a los idiomas de menor difusión

Desafortunadamente, puesto que no se hablan extensamente, los idiomas de menor difusión no cuentan con el mismo respaldo a nivel técnico y lingüístico que los idiomas más comunes. Además la traducción, el uso y la distribución de materiales en estos idiomas también presentan retos, no solo para los traductores, sino también para los proveedores de servicios que tratan de llegar al público que los habla:

  • muchos idiomas son verbales y no se escriben,
  • muchos de ellos tienen sistemas de escritura y convenciones gramaticales y de puntuación diferentes y usan fuentes que no se encuentran fácilmente en otros sistemas lingüísticos,
  • sus fuentes no son mutualmente legibles, lo que significa que no se pueden convertir fácilmente entre sí. Usar la misma fuenta para escribir dos idiomas de menor difusión, aún si parecen similares (p. ej., birmano y karénico) podría cambiar los códigos de la computadora; por lo general faltarán caracteres, acentos, etc., se perdería información,
  • la mayoría de las fuentes que se necesitan para los idiomas de menor difusión no están disponibles en software de diseño, tal como InDesign, Illustrator, Dreamweaver, etc.
  • la traducción automática, generalmente inservible con idiomas más comunes, es definitivamente inútil con los idiomas de menor difusión debido a la falta de bases de términos que brinden ayuda y al hecho de que no tienen en cuenta al público objetivo.

Retos para los traductores y proveedores de servicios

Los traductores también enfrentan retos, tales como poca contribución y poco respaldo técnico; poca terminología y disponibilidad de diccionarios; el vocabulario del idioma objetivo no corresponde necesariamente al del idioma de origen; es necesario aprender unicode para tratar de escribir estos idiomas correctamente ya que sus alfabetos son diferentes a los que están acostumbrados por lo general; dificultad para encontrar fácilmente colaboradores especializados o técnicos con un alto nivel de capacidad lingüística —algunos idiomas de menor difusión se hablan en países en pleno desarrollo, en los cuales tal vez no existan palabras que correspondan a ciertas palabras del idioma fuente de traducción.

Asimismo, los proveedores de servicios de idiomas pueden enfrentar retos que los clientes con conocimientos extremadamente limitados en cuanto a la realidad de los idiomas de menor difusión tienen dificultad para entender, tales como las limitaciones para encontrar traductores que tengan los conocimientos lingüísticos y técnico necesarios; la falta de conocimiento del público al que se dirige el material del cliente; encontrar traductores capacitados y con las competencias necesarias, debido a limitaciones en tecnología e instrucción en sus países de origen.

Concienciación del consumidor

Finalmente, los consumidores —organizaciones y negocios— también enfrentan retos y frustraciones cuando solicitan materiales en idiomas de menor difusión. Uno de los retos principales es andar de apuro. Muchos negocios y organizaciones desean que sus materiales se traduzcan a la misma velocidad que pasan la orden. Sin embargo, apurar las cosas no es siempre la mejor política. Algunos idiomas de menor difusión se escriben hasta dos veces más lentamente que otros idiomas. Esto significa que se requiere más tiempo para terminar un proyecto con el mismo nivel de calidad que solicitó el cliente. Las cuestiones culturales también pueden representar un reto para los consumidores: nivel de alfabetización probablemente más bajo del público al que va dirigido el material, así como sus preferencias, no solo cuando se trata de su idioma, sino también con relación a un ritmo de vida más calmado, el cual defienden y consideran esencial para su bienestar general.

Todo esto no significa que los proveedores de servicios de idiomas y los clientes tengan que dejar de brindar estos servicios a las comunidades cuyo idioma es uno de menor difusión. Lo que significa es que tenemos que estar más conscientes de los valores culturales que forman parte de estos idiomas y de lo que significa trabajar con ellos para poder brindar servicios que van a satisfacer realmente las necesidades de nuestras comunidades y vecinos cada vez más heterogéneos.

Mis mejores deseos,

Adriana Adarve, Asheville, NC

Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.Acerca de la autora: Adriana Adarve es la propietaria de Traducciones Adarve y habla tres idiomas a la perfección (inglés, español y francés), además de tener conocimientos básicos e intermedios de tres idiomas más, alemán, italiano y portugués. Además de ser poliglota, Adriana Adarve también es pluricultural y multicultural.

1 thought on “Idiomas de menor difusión”

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s