Traducciones científicas


El mundo de las ciencias es fascinante. Hay tantos descubrimientos, tantas cosas nuevas que aprendemos todos los días. Dada la naturaleza del idioma y de la cultura, sin embargo, todos los países no participan necesaria y libremente de los descubrimientos científicos que se hacen en otro país —no por falta de intención, sino por las dificultades en la comunicación inter-lingüística y cultural de los conocimientos científicos.

Es posible que ciertos científicos trabajen en entornos “cerrados”, mientras que otros lo hace en entornos más abiertos. La extrapolación de sus descubrimientos no siempre es posible si no se poseen conocimientos de base de las condiciones del ámbito en el que tienen la intención de implementar dichos descubrimientos. De igual manera, la implementación de sus descubrimientos en otros entornos no producirá necesariamente los resultados esperados si el científico en cuestión no explica las condiciones controladas en las cuales tiene lugar su experimento o descubrimiento.

La cultura científica

Al traducir documentos científicos hay que prestar atención especial a interpretar correctamente la intención del científico. A pesar de la imposibilidad de meternos realmente en la mente de otra persona, a menudo me esfuerzo en hacerlo. Por lo tanto, me mantengo al corriente de la terminología científica por medio del uso constante de bases de datos y diccionarios científicos. Sin embargo, el camino más importante para entender términos complejos y especializados es una comunicación abierta con el cliente de manera a transmitir lo que quiere decir en la manera en que intenta hacerlo.

La cultura también juega un papel importante en este campo. Hace poco un amigo científico me dijo que sería buena idea si pudiera traducir sus descubrimientos para que la gente de su país también los pudiera usar. Agregó a continuación, “pero entonces tendrías que conocer la jerga chilena para poder transmitir el mensaje claramente a mi gente”.

Aunque la jerga científica es prácticamente universal, sin dejar de ser específica a cada idioma, los documentos científicos no se componen de jerga 100% científica. Las partes que no son estrictamente científicas en este tipo de documentos tiene que traducirse de tal manera que “hablen el idioma” de quien los lee.

Los científicos hablan un idioma común

Los científicos hablan un lenguaje común, el lenguaje de las ciencias. Aun así, a pesar de que sus idiomas hablados y escritos son diferentes, sus conocimientos del mundo científico son iguales, o por lo menos muy similares. En este ámbito es más importante que nunca producir traducciones que transfieran el espíritu, la intención y el significado del texto de origen. Solo un especialista cualificado en traducción que cuenta con conocimientos extenso en ciencias puede ofrecer este servicio.

Cuento con conocimientos académicos y prácticos en ciencias, así como un dominio intenso de la lingüística. También me importa genuinamente construir puentes de comunicación, o el “Adarve.”

IP Strategies ha utilizado los servicios de Traducciones Adarve para satisfacer las necesidades de nuestros clientes de patentes desde el 2008. Las traducciones siempre se han manejado de manera experta e incluso los documentos más técnicos han recibido una gran atención. Traducciones Adarve ofrece precios fabulosos y plazos de entrega excelentes, por lo que siempre disfrutamos trabajar con ellos”. —Debra McCloud, IP Strategies

Contácteme y solicite un presupuesto hoy mismo.